“No olvidas”

publicado en: Oración | 0

Ante mis olvidos,

ante mis pasos tenues,

ante mis paradas

y desencuentros,

tú sigues recordando

y actualizando cada día

tu fidelidad y tu ternura,

tu misericordia y compasión.

Sigues saliendo a mi encuentro

a recogerme como oveja perdida,

a sanar las heridas

que mi indolencia producen.

No olvidas que soy hechura

salida de tus manos,

coheredero ¡qué locura!, de tu gloria.

Y en ese derroche de olvido

y de recuerdo amoroso,

sigues guiando y salvando

el  misterio de mi vida.