Viernes y Sábado Santo (sólo la oración)

VIERNES Y SÁBADO SANTO

 

CONTEMPLACIÓN:

“Es tiempo de silencio”

Silencio,

es tiempo de silencio.

No, no es tiempo de llorar,

es tiempo de contemplar.

De contemplar tu cuerpo roto,

y tu sepulcro vacío.

Es tiempo de silencio,

para descubrir la fuerza del amor,

la fuerza de la vida;

para descubrirte a ti,

oh Dios,

y para descubrirme a mí

frente a ti,

frente a mí,

frente a los otros.

Es tiempo de silencio

para descubrir

mi cuerpo roto,

y los cuerpos rotos

de tantos niños y jóvenes

mujeres y hombres,

adultos y ancianos

que ven truncada su vida

y su esperanza.

Es tiempo de silencio

para contemplar y descubrir

dolores y vacíos,

superficialidades e indiferencias,

llantos y sueños imposibles.

Es tiempo de silencio

para experimentar tu amor,

y escuchar tu llamada,

tu grito desde la muerte

que resuena a canto de vida.

Es tiempo de silencio,

para contemplar y esperar,

porque tu semilla,

echada en tierra,

está volviendo a germinar

en nuestra tierra,

en mi tierra.

Porque el amor no muere,

el amor,

como un ave fénix,

renace siempre.

Al final, el silencio

de este viernes y sábado,

me abre al grito de la vida.

Dejar una opinión