Viernes 11º

publicado en: Sin categoría | 0

TIEMPO ORDINARIO

 

Viernes 11º

LECTURA:          Mateo 6, 19-23”

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: No amontonéis tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen, donde los ladrones abren boquetes y los roban.

Amontonad tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que se los roen, ni ladrones que abran boquetes y roben.

Porque donde está tu tesoro, allí está tu corazón.

La lámpara del cuerpo es el ojo.

Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras.

Y si la única luz que tienes está oscura, ¡cuánta será la oscuridad!

 

MEDITACIÓN:          “Donde está tu tesoro”

 

            Es verdad, Señor. Y no me es difícil descubrirlo. Puedo en un momento dado asegurar muchas cosas a nivel teórico. Puedo manifestar con claridad cuál es la opción que he hecho en mi vida, al menos a nivel externo y teórico. Pero una cosa es hacer opciones con la cabeza y otras con el corazón, y con mi vida entera, de tal manera que ella esté marcada por la fuerza de esa opción.

            Y tú me dejas que experimente el dolor de esa incongruencia, tal vez para que llegue a experimentar las consecuencias de esa división que se realiza en mi interior entre lo que anhelo, o quisiera anhelar de verdad, y todo lo que apegado a mi realidad condicionada por tantas cosas, me puede.

            En medio de esa semisombra en la que a veces camino, tú sigues siendo continuamente ese punto de luz que me recuerda la línea del camino. Ese punto mantiene mi horizonte abierto y me señala mi meta, y permite que mi oscuridad vislumbre siempre la puerta de la esperanza.

            En este caminar mío contradictorio tú me sigues manifestando tu mano extendida fiel, constante, y entre tropiezos y desvíos, entre aciertos y desaciertos, anhelo tu tesoro y persigo tu luz.

ORACIÓN:          “Fuerza mi vuelta”

 

            Perdona, Señor, la incoherencia de mi seguimiento, perdona mi fidelidad a medias, mis deseos mediatizados por tantas cosas, los caminos oscuros por los que a veces deseo hacer la travesía llevado por atractivos ficticios que sólo me terminan ofreciendo tristeza. Fuerza mi vuelta hacia ti, la que de verdad deseo.

Y gracias, gracias porque nunca te cansas de esperar y de llamar. Porque no dejas de ofrecerme tu amor y, porque desde él, me haces descubrir el sentido auténtico y profundo de mi existencia.

 

CONTEMPLACIÓN:         “Tú sales”

 

Buscamos tesoros los hombres

que llenen nuestro vacío

y colmen de belleza

nuestros ojos.

y de cosas la vida,

aunque vacíen el corazón.

Mientras, tú sales

a nuestro encuentro

con las manos vacías

y el corazón repleto

de amor.

Y en ese calor humano,

y divino,

en esa luz encendida,

intuyo el valor

de mi existencia,

el sentido de mi historia,

la pobreza de mi entrega,

lo esencial de tu presencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.