Jueves 3º

publicado en: Sin categoría | 0

JUEVES III DE PASCUA

LECTURA:        Juan 6, 44‑51”

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Nadie puede venir a mi, si no lo atrae el Padre que me ha enviado.Y yo lo resucitaré el último día.

Está escrito en los profetas: «Serán todos discípulos de Dios.» Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende viene a mi. No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que procede de Dios: ése ha visto al Padre.

Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna.

Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera.

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre.

Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.»

MEDITACIÓN:         “Para la vida”

 

            Tu palabra, tu llamada, tu invitación, suena casi a obsesión. Y es que lo que nos ofreces es algo importante. No se trata de tomar o dejar, sin más, un mensaje más o menos atractivo. En la acogida o no de tu palabra nos jugamos de alguna manera la vida, y no cualquier vida, ni un pedazo de ella, sino el sentido profundo de ella, que nos abre al sentido pleno y plenificante de lo que somos como seres humanos. Y no sólo a título individual, sino de humanidad completa, porque la acogida de tu palabra o no va a incidir en nuestra respuesta a todas las cuestiones humanas, a la actitud del hombre ante el mundo en el que vive, ante mi postura concreta con todos aquellos a quienes afecta mi actuar.

            Ante tantas palabras vacías de contenido, ante tanto mensaje manipulador, ante tantas vidas que se eliminan de mil maneras, tú, con tono de obsesión, me vuelves a invitar a volver mis oídos y mi mirada hacia ti. A abrir el corazón hacia el Dios que ha hecho la vida y llama a ella hasta saciarla en su abundancia. Es para ti tan importante que para hacernos ver su urgencia y necesidad fuiste capaz de poner tu vida en juego, hasta entregarla, para demostrarnos su esencialidad.

            Y así me dejas el eco de tu voz y de tu vida para que yo implique la mía en esa misma tarea, para que ponga mi ser en juego para convertirme en portador y generador de vida. Siento ante ello un halo de inquietud, de temor y de gozo, Porque, al fin y al cabo, me llamas a lo más hermoso, y a lo más importante en lo que implicar mi existencia.   

ORACIÓN:         “Ser portador”

            Necesito cada mañana tu palabra. Necesito tu estímulo ante el cansancio que me embarga en muchos momentos, ante las desilusiones que tienden a frenar mi andadura. No acalles tu voz. Permíteme escucharla cada amanecer con la ilusión del que quiere vivir y ser portador, contigo, de vida.

Sé de mis limitaciones, de mis tentaciones, de mis cansancios, por eso me abro a ti, sabiendo que estás siempre esperándome a la puerta. Gracias, Señor.

 

CONTEMPLACIÓN:          “Tu voz”

 

Me noto cansado, Señor,

un poco roto en mi interior.

Mis sombras lastran mi paso

y tienden a frenar mis sueños.

Pero tu voz firme y tierna

me habla al corazón,

sosiega mis heridas,

y me invita, dulce y fuerte,

a no frenar mi paso,

a ser portador de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.