Pascua

publicado en: Comunidad, Noticias | 0
Pascua.
       Terminábamos la crónica anterior en el día de S. José. El día 25 fiesta de la Encarnación teníamos la alegría de recibir a primera hora, antes de los Laúdes a nuestro querido P. Isaac, dispuesto a escucharnos durante dos días y también para pasarse la siesta limpiando la cocina. Marchó al día siguiente después de comer.
        El domingo por la tarde comenzamos los Ejercicios Espirituales que terminábamos el sábado día 2 de abril. Durante ellos suspendimos las prácticas cuaresmales del comedor, para no restar fuerza a la atención espiritual.
       El día 9 tuvimos la “Marcha por la Paz”. Por tercer año consecutivo los Vicariatos IV y V se reunían en Bolívar para subir hasta el monasterio en peregrinación para pedir la paz para nuestro pueblo. Los dos kilómetros que nos separan estaban con la megafonía de modo que todos podían orar juntos aunque fuese larga la distancia. Unos 20 autobuses recogieron a los peregrinos para su regreso. En la plaza ante la iglesia se terminó la oración con símbolos de fuego y velas ofrecidas por D. Mario, nuestro Obispo.
      Desde el Jueves Santo la hospedería se llena para vivir la liturgia de estos días santos. Los fieles que acudieron a los Oficios fueron muy numerosos.

 

alt

 

 

alt

 

alt
 
 
        El 25 de abril, asistimos con la representación del Superior a la Bendición de la Abadesa de Tulebras. Y al día siguiente pudo regresar nuestro Hº José Manuel que había tenido que asistir a su madre, muy enferma.
        El día 1 domingo de la Misericordia fueron tantos los fieles que asistieron a la Eucaristía que hubo que poner sillas, que ya las habíamos retirado pasada la Semana Santa. Y por fin terminamos la crónica el día 2 en el que nuestro hermano Fran acompañó tercia con la cítara, sin haber tenido más clases que las recibidas del P. Roberto de Cardeña, por teléfono.
       Del huerto siempre hay algo que contar a pesar de ser tan pequeño. Unas veces son los corzos y los caballos que pretenden aprovecharse de las ricas verduras cultivadas en él. Últimamente son las babosas y caracoles a los que hay que combatir.