Fiesta de los santos

publicado en: Comunidad, Noticias | 0
¡FIESTA DE LOS SANTOS QUE MILITARON BAJO LA REGLA DE SAN BENITO!
 
Con motivo de esta fiesta pongo algunas noticias de nuestra Comunidad.
Desde el año 1612 que el Papa Paulo V aprobó esta celebración, los monasterios cistercienses (no así los benedictinos) celebramos el 13 de noviembre esta fiesta litúrgica. Para tres de nuestros hermanos tiene un recuerdo particular. Es el 64 aniversario del comienzo del postulantado del P. Eduardo, y el 18 aniversario del comienzo del noviciado del P. Jesusmari y la ordenación sacerdotal en ese mismo año del P. Jesús. Ha sido una  ocasión para dar gracias al Señor por su misericordia.
También ha sido motivo de acción de gracias para nuestra comunidad hija de La Oliva y cuyos miembros hemos tenido allí la estabilidad hasta hace solo dos años, el día 14, que recuerda el 64 aniversario de la Bendición Abacial de su primer abad después de la restauración. Ya hacia 66 años que habían sido expulsados de Francia y 21años de la llegada de la comunidad a La Oliva cuando el Capítulo General en septiembre elevó La Oliva a Abadía y en este día 14 de noviembre tuvo lugar la bendición. Fiesta muy solemne, sermón a cargo de D. Santos Beguereistain, glosando “Como era en un principio ahora y siempre”. Tanto la Diputación Foral como la Diócesis se volcaron en afecto y entusiasmo en esta ocasión.
Otras pequeñas noticias. El día 2 después de la Eucaristía partieron para Monte Sión el P. Jesús y el H. Ramón para asistir a las conferencias allí organizadas por el Secretariado de Formación. Como buenos monjes observantes del silencio, no tuvimos noticias de ellos hasta su regreso el día 8. Se cumplió una vez más el adagio francés:”¿No hay noticias?, buenas noticias” Lo importante es que regresaron muy satisfechos.
El ordenador de la biblioteca averiado, se le ha  podido salvar toda la información. Se sigue trabajando en la biblioteca, ahora los postulantes Fran y Santi.
La huerta sigue generosa en berzas, calabazas, puerros. Los 9 de comunidad no somos capaces de consumir todo lo que se produce, a pesar de que el cocinero tiene que calcular como si fuésemos 11.(¿)
Agua abundante caída del cielo, lo que no impidió que el sábado 6 con la hospedería llena, se encontrasen por la mañana, los depósitos vacios. Se nota que mediamos ya noviembre y “para S. Andrés, nieve en los pies”